Cuidados de la flor de pascua


Conocida comúnmente como Flor de pascua, Pastora o Poinsettia (poinsetia), la Euphorbia pulcherrima es una conocida planta de la familia Euphorbiaceae, procedente de Centroamérica, que se ha hecho muy popular en los últimos años, por ser la planta más regalada en Navidad. La flor de pascua  se utiliza principalmente para darle un toque de color a nuestro hogar en Navidad. Aunque la mayoría no saben, es que la flor de pascua puede convertirse en un precioso arbusto, siempre que reúna las condiciones necesarias para sobrevivir.

Ahora que ya tienes una flor de pascua o poinsetia en tu hogar, te vamos a dar una serie de consejos de cómo cuidar la flor de pascua y de los cuidados que necesita para que puedas conservarla el mayor tiempo posible. Siguiendo estos consejos, puede que algún día tu poinsettia se convierta en un bonito arbusto para tu jardín.

Cuidados de la flor de pascua:

– Cuando decidas ir a comprar la flor de pascua, al salir de la tienda protégela del frío del exterior con un plástico. La flor de pascua es muy sensible al cambio de temperaturas, y tenemos que evitar que sufra un cambio brusco.

– Una vez que tengas la flor de pascua o poinsettia en tu hogar, deberás evitar el exceso de calor y las corrientes. La temperatura ideal para el cuidado de la flor de pascua está entorno a los 12º y 21ºC. Evita colocar la planta en un sitio donde haya corriente y procura mantenerla siempre en un sitio con luz.

– A la hora de regar la flor de pascua, puedes colocar su maceta, durante unos quince minutos, sobre un plato con agua, retírala y repite esta operación cada dos días. También es aconsejable rociar sus hojas con un poco de agua. En el momento de regarla, comprueba que la tierra está seca, para evitar hongos.

– Antes de cambiar tu planta de maceta, deberás cortar los brotes más altos. La época idónea para hacerlo es en primavera, después de florecer. No te olvides de su abono. Es recomendable abonar la flor de pascua, cada catorce días, durante las épocas de crecimiento y floración.

– Una vez pasadas las navidades, puedes seguir con el cuidado de la planta. Saca tu flor de pascua al jardín, siempre que no se produzcan muchas heladas, a lo largo del invierno y las temperaturas no baje de los 0ºC. Comprobarás cómo tu planta crece a lo largo del año, lo único difícil es hacer que vuelvan a aparecer sus hojas rojas. Mantén la planta tapada con bolsas de basura, durante unas doce o catorce horas al día, en los meses de octubre y noviembre, así en diciembre, tu planta estará preparada para decorar otro año más tu hogar.

Problemas comunes de la flor de pascua y soluciones:

– Las hojas de la planta se encuentran secas y arrugadas: Esto se debe a las estufas de gas, procura mantener tu planta en una habitación sin gas.

– Toda la planta de la flor de pascua se encuentra caída: El principal motivo es que la planta se encuentra en un lugar donde existen corrientes de aire. La solución a este problema es colocar la planta a un lugar resguardado.

– La flor de pascua o poinsettia presenta hojas deformadas e insectos de color verde: Se debe a que tu planta tiene la mosca verde. Pulveriza sus hojas con un insecticida sistémico o con pelitre, para eliminar rápidamente el problema.

– La flor de pascua presenta manchas plateadas: Estas manchas se debe a la virosis, lamentablemente esto no tiene solución, te toca tirar la planta y adquirir una nueva.

 

¿Ya tienes tu Flor de pascua preparada para estas navidades? Siguiendo estos prácticos consejos tu planta de pascua o poinsettia vivirá mucho más tiempo. Y si aún no la tienes, ya no tienes excusas para no acercarte a tu tienda de flores a comprar esa bonita planta que le dará a tu hogar un toque de color. También puedes comprar la Flor de Pascua (Poinsetia) pulsando aquí.



Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *