Mi hijo come de todo
Valora este artículo

Muy pocos somos los padres que podemos decir la frase de: “Mi hijo como de todo´´, y es que la alimentación variada es la base de una dieta sana y equilibrada, por eso hay que intentar que nuestros hijos coman de todo desde bien pequeños, y evitando en todo momento la temida obesidad infantil.

Lo que hay que tener claro es que nunca se debe obligar al niño a comer, ya que puede asimilar la comida con un castigo, y debemos repasar las razones por las que el niño no quiere comer. Tras haber leído el artículo Mi niño no me come y seguir los consejos que explicamos en nuestra guía, te damos algunos consejos que te serán de gran ayuda para que un día puedas llegar a decir “Mi hijo come de todo´´.

verduras2

· Con mucho sabor:
Es normal que a los niños tengan repugnancia hacia los sabores fuertes y amargos, por eso es habitual que rechacen las verduras u otros alimentos. Para disimular el sabor amargo de tus platos, puedes probar por dulcificar un poco los alimentos, por medio de salsas sanas, como la salsa de tomate o metiendo las verduras entre otros sabores, como la elaboración de tortillas rellenas de espinacas.

· Sin tropezones:
Otra sensación que los niños suelen odiar es encontrar tropezones en sus platos o texturas rugosas. De ahí, que muchos niños odien comer purés y cremas de verduras. Para solventar este problema tenemos una gran aliada en la cocina: la batidora. Con la batidora podremos hacer purés mucho más finos y de textura mucho más lisa, y si aún así, lo rechazan, siempre puedes optar por hacer zumos, tanto de verduras como de frutas, con una textura mucho más líquida y agradable.

· Ante todo mucha imaginación:
Otra opción para que los niños coman los platos que menos les gustan, es echarle imaginación, realizar comidas creativas e innovadoras. Para ello, no necesitamos gastarnos mucho dinero, cualquier plato ordinario puede ser un plato divertido. Puedes dibujar una carita divertida con salsa de tomarte sobre la carne o tortillas, utilizar otros ingredientes para elaborar un muñeco, un coche o cualquier otro objeto que llame la atención a los más pequeños de la casa. Y si no, también puedes echarle imaginación para crear platos diferentes como por ejemplo: lasañas con espinacas y champiñones, bocadillos de maíz y salsa rosa o crema de cocodrilo haciendo un rico zumo con espinacas o acelgas.

A media que tu hijo vaya creciendo, por sí solo irá probando nuevos platos y comidas y aprenderá a degustar los que ya conocía. Por eso, poco a poco habrá que ir enseñándoles la importancia de llevar una dieta sana, equilibrada y variada. Si sigues estos consejos, es muy probable que un día llegues a decir “Mi hijo come de todo´´.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies