Calendario de Ovulación
4.7 (93.33%) 3 vote[s]

Conocer bien el funcionamiento de nuestro cuerpo es siempre importante, ya que nos permite detectar e interpretar más fácilmente los cambios que se producen en nuestro organismo y actuar en consecuencia. Si además se está buscando un embarazo, el poder entender las señales del organismo atendiendo a la sintomatología puede aportar información clave a la hora de cumplir con el objetivo marcado. 

Por ello, es en situaciones como ésta cuando comprender los distintos procesos y fases que tienen lugar durante el ciclo menstrual cobra una especial relevancia. Uno de los métodos más comunes y utilizados para esto es el calendario de ovulación, que permite calcular los días fértiles más propicios para concebir.

Qué es un Calendario de Ovulación

A pesar de que cada vez existe un mayor conocimiento sobre métodos para discernir los días más adecuados para intentar lograr un embarazo, todavía muchas mujeres no saben qué es un calendario de ovulación

Este método consiste en la representación gráfica del ciclo menstrual, diferenciando los procesos que tienen lugar durante el mismo. De esta forma, es posible determinar de manera fácil y rápida la duración de cada fase, así como las fechas estimadas del mes en que se producirán.

Calendario Menstrual

Para Qué Sirve el Calendario de Ovulación

Muchas mujeres, sobre todo las que tienen ciclos menstruales regulares, son capaces de saber en qué momento se está produciendo la ovulación, simplemente notando los síntomas o basándose en los cambios que ocurren en su cuerpo. En estos casos, es probable que no sepan para qué sirve el calendario de ovulación. 

Algunos de estos signos, que son síntomas que se dan durante la ovulación, pueden variar desde los más notorios, como dolores abdominales, a otros casi imperceptibles, como el aumento de la frecuencia cardíaca en reposo. El mencionado dolor abdominal se debe a la liberación de un líquido que irrita el peritoneo, durante la rotura del folículo en la ovulación. El dolor producido se denomina Mittelschmerz, que puede durar sólo unos minutos o extenderse durante incluso horas, al igual que variar desde un dolor agudo a simplemente una ligera molestia. 

Otros síntomas pueden generarse debido al aumento de ciertas hormonas (estrógenos y progesterona), como la hipersensibilidad mamaria o los cambios en el moco cervical o flujo vaginal. Este último se produce al aumentar la fertilidad del útero, mejorando el PH, para facilitar la fecundación y la supervivencia de los espermatozoides. También puede producirse un ligero aumento de la temperatura basal que, aunque sea sólo de unas décimas, puede mostrarse como un signo de la ovulación. Las variaciones que son causadas en los niveles hormonales pueden dar lugar a síntomas de otra índole, en este caso más mental que física, como los cambios drásticos de humor. De la misma forma, los síntomas ocasionados pueden ser de muy diversos tipos, pudiendo variar desde un aumento de la libido, a cefaleas, convulsiones, edemas o hinchazón.

Estos son varios ejemplos de los signos que pueden indicar a las mujeres que están ovulando, reforzados por la coincidencia de las fechas en que se producen los mismos en ciclos anteriores. Sin embargo, la regularidad de un ciclo puede verse afectada por numerosos motivos, ya sea por causas fisiológicas naturales, como cambios hormonales, o dependiendo de las circunstancias externas que afecten a la mujer, como periodos de estrés, cambios en la alimentación o trastornos más severos. 

Cuando los ciclos son irregulares es más difícil realizar una estimación de los días fértiles, por lo que será de utilidad conocer para qué sirve el calendario de ovulación. La principal ventaja es que estos aportarán una orientación que podrá servir de ayuda a la hora de estimar en qué fecha determinada se producirá cada proceso del ciclo.

Por tanto, la principal finalidad de un calendario de ovulación, si bien es cierto que también ofrece una visión global de todas las fases del ciclo, es la de obtener una estimación de cuáles son los días más fértiles del mismo, así como cuándo tendrán lugar. De esta forma, será posible determinar los momentos del mes más propicios para intentar cumplir el objetivo de conseguir un embarazo. 

Por otro lado, de la misma forma que la información aportada por el calendario de ovulación sobre las fases del ciclo menstrual se utiliza para la determinación de los días más fértiles, puede utilizarse también como método anticonceptivo, aunque no sea el más seguro. Sabiendo las funciones de cada proceso del ciclo, es posible señalar, de igual forma que el período de mayor fertilidad, en qué momentos habrá menos riesgo de embarazo.

Cómo Usar un Calendario de Ovulación

Aunque las calculadoras de ovulación que se encuentran en numerosas páginas de internet pueden resultar de ayuda al aportar una orientación acerca de los días más fértiles de un ciclo, siempre será más efectivo realizar un calendario personalizado, conociendo de primera mano los cambios en tu cuerpo. Sin embargo, muchas mujeres se preguntan cómo usar un calendario de ovulación. Esta personalización es especialmente relevante para las mujeres con ciclos irregulares, porque aportarán una mayor exactitud a la hora de determinar en qué días concretos se produce cada fase o proceso del ciclo menstrual.

Con el fin de realizar correctamente un calendario de ovulación, es necesario comprender las fases que tienen lugar a lo largo del ciclo menstrual. Este se divide en: la fase folicular, la fase ovulatoria y la fase lútea.

Fase folicular: Conocida también como el período preovulatorio, se trata del proceso que transcurre entre el primer día del ciclo, que es el mismo en el que comienza la regla, y el día de la ovulación. La duración de esta fase es bastante variable no sólo entre cada mujer, sino también entre los distintos ciclos de una misma. Esto es debido a que la última fase del ciclo (la fase lútea) no suele variar mucho entre ciclos, por lo que los cambios en duración que puedan producirse por distintos factores, especialmente en ciclos irregulares, afectarán a en especial a la fase folicular.

Tiene lugar en los folículos del ovario (motivo por el que la fase recibe su nombre), donde madurará el óvulo gracias a la acción de la hormona foliculoestimulante FSH. Tras ello, el óvulo maduro será liberado y se dirigirá a las trompas de Falopio. Durante esta fase también se han liberado estrógenos para el engrosamiento del endometrio y la mejora del PH del útero, favoreciendo la llegada del esperma a las trompas de Falopio y preparándose para una posible fecundación.

Fase ovulatoria: Consiste en la fase en la que se produce la rotura del folículo y la liberación del óvulo, es decir, la ovulación. Esto tiene lugar debido al aumento de la hormona luteinizante, y se produce cuando se alcanza un alto nivel de la misma. Es la fase de menor duración, extendiéndose solamente en el tiempo entre 16 y 32 horas, y finalizando entre 10 y 12 horas tras el pico en el aumento de la mencionada hormona. Sin embargo, será esta la fase que determine el período fértil del ciclo, que comenzará unos días previos a la ovulación y abarcará hasta uno o dos días después de la misma.

Fase lútea: La tercera y última fase del ciclo, es aquella en la que se forma el cuerpo lúteo, tras cerrarse el folículo roto desde el que se liberó el óvulo. Este cuerpo lúteo prepara el útero para la posible implantación de un embrión, engrosando el endometrio y haciendo que acumule nutrientes mediante la generación de progesterona. El incremento de estrógenos en el organismo también favorece estos procesos de cara a un posible embarazo. Durante esta fase se aumenta además la mucosidad del cuello uterino, con la finalidad de proteger el útero frente a la entrada de bacterias. De no producirse la fecundación, tiene una duración, de forma casi invariable, de 14 días, hasta el primer día de la regla o día 1 del ciclo siguiente. Esto se debe a que, al no producirse la fertilización o la implantación del óvulo fecundado en el útero, tanto la progesterona como los estrógenos disminuyen, causando la degeneración del cuerpo lúteo y el desprendimiento del endometrio, lo que da lugar al inicio de un nuevo ciclo menstrual.

Es fundamental entender cuáles son estos procesos si se quiere saber cómo usar un calendario de ovulación de manera correcta. Gracias a la distinción entre estas tres fases y a la comprensión del funcionamiento del ciclo menstrual, se puede proceder a la determinación de los días fértiles del mismo.

Cómo calcular los días fértiles

Teniendo en cuenta las fases que componen el ciclo mensual, veremos a continuación cómo calcular los días fértiles.

El dato principal que se debe averiguar es en qué día se producirá la ovulación. Para ello, una vez se conocen las fechas de los ciclos anteriores, el sistema más fiable es restar 14 días al primer día previsto para el próximo ciclo. La duración normal de un ciclo menstrual se encuentra entre los 25 y los 35 días, siendo la más habitual 28 días. Por este motivo, muchas mujeres piensan que la ovulación se produce también 14 días tras el comienzo de la menstruación, cuando en realidad esta fecha puede variar en cada ciclo.

A modo de ejemplo, pongamos un ciclo de 30 días que comenzó el día 1 del mes. En este caso, la ovulación se producirá de forma estimada el día 17 del ciclo siguiente. No obstante, este no será el día de mayor fertilidad, aunque será fundamental conocerlo si queremos saber cómo calcular los días fértiles. Esta fase no comenzará con la ovulación, sino unos días antes. La fecundación debe producirse cuando el óvulo maduro se encuentra, o bien en las trompas de Falopio, o bien ya en el propio útero, pero los espermatozoides pueden sobrevivir alrededor de unas 72 horas en el cuerpo de la mujer. Debido a esto, se consideran como días fértiles desde los 4 ó 5 días inmediatamente anteriores a la ovulación, hasta los dos días después de la misma, ya que la vida del óvulo puede durar entre 24 y 48 horas.

Es preciso tomar en consideración que estas fechas siempre pueden variar algunos días, ya que intervienen numerosos factores que pueden resultar en una vida más corta o más larga de los gametos, mejores o peores condiciones para el anidamiento del óvulo fecundado, variaciones en el día previsto de la ovulación, etcétera.

Otros métodos que pueden resultar de utilidad consisten en la estimación de esta fase fértil a partir de los ciclos previos:

Si se quiere saber cómo calcular los días fértiles del ciclo se debe tener en cuenta la duración de los anteriores, por lo que es conveniente haber apuntado las fechas de inicio y finalización de cada menstruación durante los meses previos. Cuanta más información se tenga, más preciso resultará el cálculo. Una vez teniendo la suficiente cantidad de estos datos, es posible obtener el primer y el último día del próximo ciclo en los que más probable será lograr un embarazo. Si se resta 18 al número de días del ciclo más corto, el resultado será el número del día del siguiente ciclo en que  comenzará el periodo fértil. Para averiguar la fecha en la que este finalizará hay que restar en esta ocasión 11 días al ciclo más largo. El tiempo entre estos dos días será el más propicio para quedar embarazada.

Estos son algunos de los sistemas mediante los que se puede obtener una orientación sobre cuándo tendrá lugar el período de mayor fertilidad del próximo ciclo, utilizando como base el calendario de ovulación. Esta herramienta, aunque no ofrezca una gran exactitud, debido a la cantidad de variables que pueden influenciar en los ciclos de cada mujer, puede ser de mucha utilidad tanto como fuente orientativa sobre los días fértiles, como para comprender mejor los procesos que tienen lugar en cuerpo de la mujer durante el ciclo menstrual.

Una vez se ha aprendido cómo usar un calendario de ovulación, será sencillo emplearlo con esta finalidad, y podrá aportar una rápida respuesta a aquellos que se pregunten cómo calcular los días fértiles de un ciclo.

Comprar Test de Ovulación

Además de los calendarios de ovulación, has de saber que existen determinadas pruebas que te ayudarán a determinar si estás ovulando, las llamadas pruebas o test de ovulación.

Su función es similar a la de los test de embarazo, pero con la diferencia de que te indicará cuáles son los días más fértiles y cuándo es el mejor momento para quedarse embarazada. Comprar test de ovulación será un buen aliado si estás buscando concebir un bebé.

A continuación, te mostramos algunos de los test de ovulación que encontrarás a la venta y que están muy bien valoradas por aquellas usuarias que las probaron:




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies