Ciclo Menstrual y Ovulación
Valora este artículo

Existen muchas maneras de cómo explicar en qué consiste el ciclo menstrual y la ovulación, pero por si aún te quedan dudas, vamos a profundizar en este tema. Lógicamente si crees que tienes un problema o molestias relacionadas con tu ciclo menstrual y ovulación, lo mejor es acudir a la consulta de un profesional.

Ciclo Menstrual:

El ciclo menstrual puede variar, de 23 a 35 días, siendo el más normal el de 28 días. La mayoría de las variaciones en este ciclo menstrual se producen en la fase del ciclo previa a la ovulación. Pero aún así, en la mayoría de las mujeres transcurren entre 12 y 16 días entre la ovulación y el inicio del periodo siguiente.

El periodo se inicia con el ciclo menstrual, de este modo, el primer día del ciclo menstrual es el primer día del periodo. Por norma general, el periodo dura de tres a siete días. Si sueles sufrir dolores durante el periodo, es muy probable que los más agudos se produzcan en los primeros días del periodo, debido a que las hormonas del cuerpo fuerzan a la matriz para que desprenda el recubrimiento que se ha formado durante el ciclo menstrual anterior.

ovulacion1

Preparación para la Ovulación:

Al inicio del nuevo ciclo menstrual, el cuerpo envía una señal a nuestro cerebro para que empiece a producir la hormona llamada foliculoestimulante (FSH), principal en la maduración de los óvulos. Los folículos son cavidades llenas de fluído en los ovarios, que contienen un óvulo inmaduro. La hormona FSH estimula una cantidad de folículos para que se desarrollen y comiencen a producir la hormona femenina estrógeno. El primer día del periodo es más bajo el nivel de estrógeno, incrementándose a partir de ese mismo día.
Durante este periodo un folículo se convierte en dominante, y el óvulo madura dentro del mismo folículo a medida que éste aumenta de tamaño. Al mismo tiempo, el incremento en la cantidad de estrógeno garantiza que el recubrimiento de la matriz aumente de grosor con nutrientes y sangre, para garantizar que si en ese momento se produce el embarazo, el óvulo fecundado contará con todos los nutrientes necesarios para crecer.

Los altos niveles de estrógenos también se relacionan con la aparición del “moco cervical fértil” adecuado para recibir el esperma. Suele ser de color blancuzco, y puedes observarla como una secreción fina y resbaladiza. Gracias a este moco cervical fértil, el esperma masculino se desplazará, de forma más fácil, pudiendo sobrevivir varios días.

Ovulación:

Durante la Ovulación el nivel de estrógeno en el cuerpo sigue aumentando, causando un rápido aumento de la hormona luteinizante, conocido como aumento de LH. Este aumento de LH proporciona al óvulo el impulso final qe necesita para que finalice el proceso de maduración y sea finalmente liberado del folículo. Este proceso es el conocido con el término de ovulación. Y aunque hay una tendencia general en creer que se ovula el día catorce, esto siempre no es así. El día de ovulación variará en función de la duración del ciclo menstrual. Hay mujeres que durante la ovulación sienten un dolor agudo, otras en cambio no sienten nada y no experimentan ningún otro síntoma.

Tras la ovulación:

Después de liberarse, el óvulo (ovocito) se desplaza por la Trompa de Falopio hacia la matriz, pudiendo vivir allí hasta veinticuatro horas. La supervivencia del esperma masculino es más variable, suele durar entre tres o cinco días, por eso los días previos a la ovulación y el día de la misma ovulación son los más fértiles, convirtiéndose en los días con más probabilidades de quedarse embarazada. Tras producirse la ovulación, el folículo comienza a producir otra hormona: la progesterona.

La progesterona es la hormona encargada de continuar formando el recubrimiento de la matriz, con la finalidad de prepararlo para recibir un óvulo fecundado. Mientras tanto, el folículo vacío comienza a contraerse, mientras sigue produciendo progesterona y estrógenos. En algunos casos, es posible que experimentes algunos síntomas de tensión premenstrual (mayor sensibilidad en senos, hinchazón, irritabilidad, etcétera).
Preparación para un nuevo ciclo:
Tras la ovulación, si el óvulo no es fecundado, el cuerpo se preparará para iniciar un nuevo ciclo menstrual. El folículo vacío se contrae y los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen al dejar de ser necesarias. El recubrimiento de la matriz que se formó anteriormente comienza a romperse y el cuerpo lo expulsa. Aquí se inicia el periodo y un nuevo ciclo menstrual.

En caso de embarazo:

Si durante este ciclo menstrual, el óvulo ha sido fecundado, es muy posible que se implante con éxito en el recubrimiento de la matriz. Este proceso suele producirse alrededor de una semana después de la fecundación. El cuerpo comenzará a producir la hormona del embarazo, conocida bajo el nombre de Gonadotropina Coriónica Humana (hCG), que mantendrá activo el folículo vacío, para que éste siga produciendo estrógenos y progesterona y todos los nutrientes que el embrión necesite, hasta que la placenta esté lo suficientemente madura para mantener el embarazo.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies