Apnea del sueño en bebés


Apnea del sueño en bebés:

¿Alguna vez has oído hablar de la apnea del sueño? Se trata de aquella afección que presenta pausas en la respiración durante el sueño, debido a que una vía respiratoria se ha quedado bloqueada o estrecha. La apnea del sueño también se puede dar en bebés y niños pequeños, interrumpiendo su descanso, llegando a dejar de respirar durante veinte segundos. No tiene un nombre específico, por lo que vamos a referirnos a ella como Apnea en bebé o Apnea del sueño en bebés.

En algunos casos, la apnea del sueño puede llegar a ser un trastorno grave para los niños más pequeños, ya que si interrumpe su descanso a la larga, también interferirá en su saludable crecimiento. En muchos casos, no sólo se da un caso en toda la noche, sino que se presentan casos repetidos, siendo el sueño del bebé poco reparador, dejando al bebé sin descansar correctamente, y llegando a estar por el día molesto e irritable.
dormido1

Tipos de apneas del sueño:

Si nos centramos exclusivamente, en las apneas en bebés, podemos clasificar las apneas del sueño en tres tipos de apneas del lactante:

·Apnea central: aquella en la que la interrupción del flujo aéreo en nariz y boca se asocia a la ausencia de movimientos respiratorio del tórax y abdomen.

·Apnea obstructiva: en la que a pesar de haber movimientos respiratorios, no existe flujo aéreo.

·Apnea mixta: en la que existe tanto un componente central como obstructivo.

Parece ser que los tipos de apneas del sueño también están relacionados con la edad del bebé. De este modo, durante los primeros seis meses de vida es más frecuente la apnea del sueño central, llegando a ser normal hasta un total de dos pausas menores de diez segundos. Los otros casos de apneas, apnea obstructiva y apnea mixta, suelen darse con más frecuencia cuando el bebé tiene más de doce meses de edad.

Cómo reaccionar ante la apnea del sueño del lactante:

Si tenemos dudas sobre si nuestro bebé sufre apnea del sueño, también conocida como apnea en bebés, lo primero que habrá que hacer es, vigilar el sueño del bebé mientras duerme. Si el niño presenta una apnea, deberemos acudir al pediatra, informándole de la situación, para que se tomen las medidas oportunas. Si tenemos sospechas de que nuestro hijo sufre o puede sufrir de apneas del sueño, habrá que hacer un estudio e investigar las posibles causas de la apnea y las repercusiones que ésta pueda haber ocasionado. También es importante, descartar los casos de apnea secundaria, mediante una historia de antecedentes del niño y su familia, un examen sobre posibles enfermedades y la realización del algunas pruebas por parte del personal médico.

El pronóstico de la apnea del lactante o apnea en bebés suele estar estrictamente relacionada a la causa de la apnea. En caso de darse la apnea primaria esencial, prácticamente todos los niños adecuadamente controlados tienen un excelente pronóstico a largo plazo. El período con monitorización de estos pacientes es en promedio seis a doce meses aproximadamente.

A aquellos bebés a los que se les diagnostica apnea del sueño por prematuridad suelen recibir un tratamiento, en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, con medicamentos que contienen teofilina o cafeína. Estos medicamentos ayudan a estimular el centro respiratorio del cerebro. En cambio, a los bebés que tienen episodios frecuentes de apnea del sueño y bradicardia no se les da el alta hospitalaria, aun cuando sea con un monitor de apnea para bebés, hasta que los episodios se resuelvan o sean menos graves. Pero tranquilo, porque en la mayoría de casos, con la edad los bebés superan la apnea del sueño y la bradicardia. Por suerte, con la debida observación y los monitores de apneas para bebés se puede determinar si el bebé respira lo suficientemente bien por su cuenta. Estos monitores de apneas en bebés registran la respiración y el ritmo cardíaco del bebé, a lo largo del tiempo, lo cual también ayuda a validar el alta hospitalaria.

Por lo general, un monitor de apnea para bebés dispone de tres tipos de alarmas: para apnea, para ritmo cardíaco lento y ritmo cardíaco rápido. Lo que permitirá identificar cada caso. Pero antes de saltar la voz de alarma, si crees que tu bebé puede estar sufriendo de apneas del sueño, acude a tu pediatra. Él mejor que nadie sabrá informarte sobre cómo valorar la apnea del bebé y qué pasos seguir.



Loading...

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *