Antes de recurrir a medicamentos, ¿Por qué no recurrir a la medicina natural? Te presentamos una serie de alternativas caseras y naturales, a los que puedes acudir en el caso de que tus hijos tengan alguna molestia puntual, sin necesidad de ir al médico o pediatra, y por supuesto sin recurrir a medicamentos. Antes de hacer uso de estos remedios, has de tener en cuenta que nada se compara ni sustituye a la consulta con un pediatra, pero al menos te pueden ahorrar una visita, antes de tratar el problema con el profesional.

Bee working on Flower

Bee working on Flower

Dolor de dientes: Si a tu bebé tiene molestias o le duelen los dientes, puedes acudir a tu farmacia para comprar mordedores de plástico blanco, aquellos que se pueden llenar su interior de agua. Mételos en la nevera un rato, y dáselo a tu bebé para que los muerda. El frío le ayudará a aliviar las molestias. Si lo prefieres, otro remedio para aliviar el dolor de dientes, es dar un masaje en sus encías con aceite de manzanilla.

Picaduras y quemaduras: Tanto para aliviar las molestias de las picaduras de insectos como las producidas por quemaduras, puedes hacer uso de la caléndula. Podrás encontrarla en forma de crema o pomada en cualquier farmacia. La caléndula es ideal para calmar la hinchazón y el enrojecimiento.

Ojos con legañas y conjuntivitis: Para lavar los ojos que presentan un exceso de legañas o aquellos que sufren de conjuntivitis, puedes utilizar una infusión de manzanilla y lavar los ojos varias veces al día con esta infusión.

Costra Láctea: La Costa Láctea es un problema estético, habitual en los niños más pequeños, pero que a veces resulta pesado de solucionar. Utiliza vaselina o aceite de oliva para dar masajes sobre el cuero cabelludo de tu bebé, cepíllalo hacia atrás, y después laváselo, poco a poco ir