Comenzar en Educación Infantil
Valora este artículo

El inicio del curso puede suponer un trauma para muchos niños, pero especialmente para aquellos que van a ir al colegio por primera vez. Por este motivo, esta guía de Comenzar en Educación Infantil está destinada a los padres y madres de niños entre dos y tres años, que van a ir al colegio por primera vez.

En Educación Infantil se acogen a niños muy pequeños, que aún tienen poca autonomía personal, con escaso desarrollo del lenguaje y que, todavía, dependen en gran medida de un adulto. Has de tener en cuenta que tu hijo no estará solo, sino con un grupo numeroso compuesto de veinte o veinticinco niños. Para poder llevar mejor el inicio del curso en Educación Infantil, te vamos a dar una serie de pautas, que te serán de gran ayuda.

– Lo primero a tener en cuenta es que, aunque la educación infantil es una etapa educativa, que no es obligatoria en muchos países, como en España, la mayoría de los niños y niñas son escolarizados, principalmente por su función educativa. Has de tener en cuenta que el colegio no es un sitio donde el niño esté atendido mientras la familia trabaja, se trata de una institución educativa. La funcionalidad principal de la Educación Infantil es desarrollar, en el niño,las competencias básicas, correspondiente a su edad, como la comunicación, el desarrollo cognitivo, la psicomotricidad, las relaciones sociales y la adquisición de nuevos hábitos. Aunque también aprenderán otras cosas, éstas serán las prioritarias en Educación Infantil.

– Durante las primeras semanas de curso, los más pequeños tendrán un periodo de adaptación. Por ello, la mayoría de los centros establecen un horario en el que lo más pequeños comenzarán el curso, asistiendo únicamente a periodos muy breves de tiempo en el colegio. Cada colegio organiza este periodo de adaptación a su manera, pero con la única finalidad de facilitar la adaptación del niño a esta nueva situación, que para él, ante todo será muy novedosa y que posiblemente no esté acostumbrado a separarse de sus padres durante varias horas.

– El personal de Educación Infantil, maestros y tutores, son profesionales. Han realizado estudios universitarios que los cualifican para ello y en muchos casos, han tenido que superar pruebas y exámenes para poder acceder a su plaza. por lo que puedes confiar en que tu hijo estará en buenas manos. Su opinión, consejos y orientaciones que te proporcionen tienen un peso relevante, que no pueden ser comparados con la opinión que tengan familiares o amigos, no expertos.

– Con el comienzo en la Educación Infantil es muy importante respetar las normas. Tu hijo no estará solo. En su aula y en el colegio hay muchos más niños y por ello, es necesario establecer unas normas. Hay que respetar los horarios, leer y cumplir las normas de entradas y salidas, y todas aquellas que se establezcan respecto a la ropa y material que deban llevar al colegio. Respetar estas normas será un ejemplo positivo para tu hijo.

– Del mismo modo, al comenzar en Educación Infantil hay que potenciar los hábitos. La asistencia a la escuela puede ser un momento privilegiado para potenciar desde el hogar una serie de hábitos adecuados, tanto de alimentación, de sueño, de higiene, de autonomía personal, como de comportamiento en general.

– Como podrás comprobar a lo largo del curso y de todo el ciclo de Educación Infantil, la escuela colabora con la familia en su labor educativa. Es bueno mantener una buena y fluida relación con los educadores y profesores del centro. El tutor o tutora debe ser la persona de referencia. Como mínimo, debería mantener una entrevista trimestral para informarse de la evolución del niño, y si fuera necesario, adoptar juntos medidas necesarias. Además, en la mayoría de los centros existe un orientador, un profesional especializado, que también te puede asesorar en la labor educativa de tus hijos.

– Por último, es necesario que informe a los educadores del centro de aquellos aspectos de tu hijo que puedan ser relevantes en el contexto escolar. Se trata de informar de problemas de salud, alergias, intolerancias a alimentos o necesidades educativas especiales. En algunos casos, si fuera necesario, existe la obligación de informar de situaciones legales de custodia y patria potestad, para que el centro adopte las medidas oportunas.

Siguiendo estas pautas, con paciencia, y explicándole a tu hijo, de forma positiva, cómo va a ser el nuevo ciclo que va a comenzar, será mucho más fácil dar este gran paso. Recuerda que ante cualquier duda, la mejor persona que te puede ayudar es el tutor de tu hijo y el orientador, ya que son profesionales de la educación.

Fuente: Folletos de ayuda a padres y madres. Jesús Jarque García.
www.jesusjarque.com



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies