De la misma forma que los espejos retrovisores y laterales de un coche proporcionan una visión de su parte trasera y su entorno durante la conducción, la utilización de espejos retrovisores para vigilar bebés en el coche también puede garantizarnos el tener siempre a la vista a  los pasajeros más pequeños.

Gracias a estos espejos retrovisores de coche para bebés es posible para los padres conductores el estar pendientes de sus hijos sin tener que apartar los ojos de la carretera. Esto, además de tranquilizar a los padres y facilitarles la conducción, puede suponer para ellos una medida de seguridad fundamental, debido al peligro de girarse hacia los asientos traseros mientras se está al volante.

¿Qué Son Espejos Retrovisores de Coche para Vigilar Bebés?

Los espejos retrovisores de coche para bebés son unos espejos auxiliares que pueden colocarse en diversos puntos del vehículo, normalmente en los reposacabezas de los asientos traseros, para proporcionar al conductor una visión accesible de la silla del bebé y permitirle así vigilarlo sin necesidad de desatender la conducción.

En definitiva, se trata simplemente de espejos para ver al bebé en el coche, aunque también pueden emplearse estos espejos para niños más mayores, aprovechando los ángulos de visión extra que su colocación puede aportar.

Comprar Espejos Retrovisores Bebes Online

¿Por Qué Comprar Espejos Retrovisores de Coche para Vigilar Bebés?

Las normas de seguridad vial recomiendan que las sillas infantiles para bebés se sitúen en los asientos traseros, y deben colocarse en sentido contrario a la marcha por lo menos hasta que alcancen los 15 meses de edad. Si bien estas normas, además de por la edad, también se regularizan dependiendo del peso y la altura del bebé, y siempre teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante de cada silla en particular, los primeros años de su vida los niños deberán viajar en los vehículos sentados a contramarcha.

Estas condiciones dificultan el poder estar pendientes de las necesidades de los bebés durante el trayecto, por lo que resultará de gran utilidad poder observarles mientras se conduce para saber cómo se encuentran en todo momento. Por ello, los espejos retrovisores vigilabebés son una excelete solución. Algunos de estos espejos, incluso, pueden estar caracterizados o incluso reproducir música, sirviendo así de entretenimiento para los bebés además de cumplir con su finalidad principal. 

¿Qué Espejo Retrovisor Vigilabebés Comprar?

Para elegir el espejo que más se adapte a tus necesidades y a las de tu bebé, existen varios factores a tener en cuenta. La elección te resultará más  sencilla después de conocer los distintos modelos que puedes encontrar, cuáles son sus características y elementos diferenciadores entre sí, y las cualidades más relevantes que determinarán cuál es el producto que mejor cubre tus demandas. En ese sentido, ¿qué retrovisores vigilabebés comprar?

A continuación, te mostraremos los principales tipos de espejos retrovisores para vigilar bebés, así como las principales características que conviene tener en cuenta antes de tomar una decisión.


Tipos de Espejos Retrovisores de Coche para Vigilar Bebés

Hay muchas variables a la hora de colocar una silla en el lugar más adecuado para un bebé dentro de un vehículo. Algunos padres prefieren llevarlos en el asiento delantero, otros deben adaptarse a reducidos espacios en coches pequeños, o dependen de la accesibilidad de las puertas, etcétera. Es por esto que, se pueden encontrar tantos tipos de espejos de coche para bebés, procurando alcanzar todos los posibles requerimientos de cada padre. Podemos diferenciar distintos tipos de espejos para coche vigilabebés en función del varias características. En esta ocasión nos fijaremos en el lugar donde irá situado.

  • Asientos traseros. Es el modelo más utilizado ya que, al contar con más espacio y entorpecer menos la visión exterior del conductor en esa zona, los espejos suelen ser de mayor tamaño, permitiendo observar más cómodamente al bebé. Por lo general se sitúan en los reposacabezas de los asientos traseros utilizando tiras ajustables, que proporcionan una sujeción muy eficiente. Es posible que tu coche no cuente con reposacabezas en la parte trasera, por lo que también se puede colocar el espejo en otros puntos como el soporte del cinturón de seguridad, los mangos superiores o, en caso de tenerlo, un gancho del techo interior.
    Existen algunos modelos más pequeños de espejos retrovisores que pueden situarse en la visera parasol, o incluso en algún punto del parabrisas. 
  • Parabrisas. Su reducido tamaño no bloquea demasiado la vista del conductor, y la amplitud del cristal permite situar el espejo en el ángulo idóneo para poder observar al bebé. Este tipo de retrovisor se fija en el cristal mediante una ventosa, haciendo posible que quien esté al volante no necesite girar la cabeza para observar la parte trasera, pudiendo hacerlo moviendo únicamente los ojos. Al ser un modelo más reducido, suele situarse en la parte delantera del coche y, además de en el parabrisas, para aquellos que no quieran tener allí ningún objeto que pueda entorpecer la conducción, también es posible colocarlos más apartados, en la esquina superior entre este y la puerta del vehículo.
  • Para los modelos más pequeños, el sistema de sujeción es similar al de algunos teléfonos o navegadores GPS. Gracias a su ligereza pueden fijarse mediante pinzas en distintas posiciones, por ejemplo en las viseras parasoles.

¿Qué Debes Tener en Cuenta al Comprar Espejos Retrovisores de Coche para Vigilar Bebés?

Es conveniente prestar atención a los siguientes puntos a la hora de adquirir este tipo de espejos retrovisores, ya que se trata de las principales características que determinan la funcionalidad del producto, y que te ayudarán a decidir cuál es el modelo más adecuado en función de tu vehículo o de las necesidades de tu bebé:

  • Instalación. Una instalación sencilla puede ser un punto determinante para los compradores a la hora de decidirse por uno u otro producto. Los accesorios de coche para bebés deben garantizar la mayor seguridad posible, por lo que suelen tener métodos de instalación algo exigentes. Por ello supone un punto a favor que en este caso los espejos puedan ponerse o quitarse, ajustarse y manipularse de forma simple ya que, aunque no sea una de las características más necesarias para estos productos, puede acabar marcando la diferencia.
  • Sujeción. Al existir diversos tipos de espejos retrovisores para bebés, también encontramos distintos tipos de sujeciones, para ajustarse al punto en que se fijará el espejo, ya sea un cristal o un reposacabezas. Una mala sujeción puede causar que los movimientos del coche generen una incómoda vibración en el espejo, o incluso la variación de su ángulo, dificultando su utilización. Como se ha mencionado anteriormente, es posible encontrar todo tipos de sistemas para fijar el espejo en distintos lugares del vehículo. Los métodos más comunes de sujeción son los de tiras y los de ventosa, pero también podemos encontrar espejos retrovisores para bebés de menor tamaño que utilizan un modelo de sujeción de pinza, como el empleado para algunos teléfonos móviles o navegadores. 
  • Ajustabilidad y rotación. Ya se coloquen en los asientos traseros, las esquinas o en la parte delantera del coche, es fundamental que estos espejos retrovisores permitan una amplia rotación, de forma que puedan adaptarse de forma rápida y sencilla a los ángulos necesarios para cumplir con su cometido. Es por esto que la mayoría de los espejo suelen tener una rotación total de hasta 360º.
  • Durabilidad y materiales. Una de las principales características que se tienen en cuenta, o en las que primero se piensa al adquirir productos para bebés, es la durabilidad de los mismos. No sólo por que el artículo en sí resulte rentable y pueda emplearse durante mucho tiempo, sino también por garantizar que sea un objeto fiable al estar cerca de los más pequeños. Por ello estos espejos se fabrican con materiales seguros, que en caso de accidente no se rompan con facilidad, ni generen fragmentos punzantes o peligrosos. Se busca que el cristal reflector tenga un pulido adecuado y que no se raye para garantizar una buena visibilidad en todo momento. En menor medida, también conviene que los materiales utilizados sean de limpieza sencilla y no requieran de mucho mantenimiento.
  • Peso. Tanto para su manejo como para una buena sujeción, es importante que los espejos retrovisores para vigilar bebés cuenten con el peso adecuado. Lo normal es que se pretenda que los materiales utilizados sean ligeros, haciendo de tal manera más sencilla la manipulación del espejo, y contribuyendo a una mayor seguridad para el bebé. Si el espejo es muy pesado es probable que poco a poco vaya desajustando su posición si no se ha